Hola, mamá, quería hablar contigo de algo un poco… incómodo. 

Dime. ¿Qué pasó? 

Bueno, últimamente he tenido algo de dolor y sangrado ahí abajo.

Ah, lo peor. De tal palo, tal astilla. 

No sé qué debo hacer. 

¿Por qué? 

He tenido problemas ahí abajo durante años. Por eso me hago el Papanicolaou. Es una prueba de detección de cáncer cervical. Me tranquiliza saber que mis problemas no se van a empeorar. 

No sabía eso. 

No es una típica plática de sobremesa. Pero, creo que es necesaria. 

Solo puedo decirte que debes animarte y hacerte tu prueba de cancer cervical. Se supone que debes hacerte tu prueba cada tres años entre los 21 y los 64 años. Así que ya es hora. 

Sé qué debo hacerlo, pero la idea de que alguien me examine ahí abajo... me asusta.

Sé que no es agradable. Pero es necesario y es una de las mejores maneras de detectar problemas a tiempo. Cuando tenía más o menos tu edad, me llevé un buen susto. Pensé que tenía cáncer cervical. 

Pero no lo tienes, ¿verdad? 

No, afortunadamente, pero mi médico dijo que podría haberse convertido en cáncer cervical si no lo hubiera tratado.

El cáncer cervical es complicado. Incluso si no sientes nada raro, es posible que el cáncer se esté desarrollando. Entonces, como tu madre y alguien que ha pasado por lo mismo, ve a que te revisen. Vale la pena. Además, suele cubrirlo el seguro. 

Está bien, lo haré. 

Programe su prueba de cancer cervical hoy mismo.   

Reduzca el riesgo de desarollar cáncer de cuello uterino. La prueba de cancer cervical puede detectar problemas cuando son mas  fácile de tratar.